27 ene. 2014

La reverencia del Sr. Cristal

Está muy atareado el Sr. Cristal.
Está agobiado.
Anda fatal.

Según le han contado
Júpiter está a punto de llegar
y él quiere tenerlo todo preparado
para poderlo celebrar.

Todos siempre observan al Sr. Cristal:
siempre bien ataviado,
siempre puntual.

Pero Venus anda alocado
y eso le sienta muy mal
a un espiritu tan ordenado
como el pulcro Sr. Cristal.

Corriendo va de uno a otro lado:
falta una guirnalda allá
y tiene que comprarse otro tocado

Malos días son para el Sr. Cristal:
no sabe nada de Acuario
y eso le hace temblar.

Anda muy atareado el Sr. Cristal.
Se siente cansado.
Está fatal.

El Sr. Cristal mira las horas pasar.
Agotado, ve a Júpiter andar,
huele a Venus en el umbral,
se harta de a Acuario esperar.

Y al final, de un lado a otro va:
revisa el salón engalonado
vuelta corriendo al bulevar.

Siempre ocupado el Sr. Cristal,
siempre con todo preparado
para la reverencia final.

Porque todo el mundo observa al Sr. Cristal
para a su señal empezar a danzar.

Hay tres astros que todos quieren mirar,
pero sin la reverencia del Sr. Cristal
el baile nunca puede empezar.