28 mar. 2013

Do ut des

Te diré cómo funciona para que así no te pierdas y no digas que no te avisé: te ayudo para que me ayudes, quid pro quo, hoy por ti, mañana por mí.
Ya sé que da pereza, ya sé que mola llevarse siempre el premio, ya sé que es fácil acostumbrarse a lo bueno... pero digo yo que bueno está lo bueno, ¿no? Porque a ver, si a nadie le amarga un dulce, ¿es que yo soy gilipollas?
Que me dirás que nadie obliga a nadie y todo eso y que sí, que es verdad. Pero que una se cansa de ser la buena samaritana y que a ver si alguna miguilla cae alguna vez de este lado. Por equidad, por justicia, por equilibrio o por karma. Ni que sea por caridad, ¡coño ya!
Porque como funciona el tema es que cada uno pone su granito de arena, cada uno el suyo, y así funcionan las cosas de verdad. Ya sabes: solidaridad, compañerismo, compartir... esas cosas de buen vecino y tal. Así que do ut des, quid pro quo, hoy por ti, mañana por mí. Y así.

Publicar un comentario