26 jun. 2012

Se acabó.

Al final el desánimo ha podido con este blog y conmigo. Pensé eliminarlo pero me daba pena que se borrara todo lo que una vez pensé así que al final aquí va a quedarse este blog: colgado en la nada, quieto y callado, como testimonio de la que fui hace tiempo.

Se acabó escribir memeces y otras rimas, se acabó vomitar frustraciones.

Es un adiós a este blog, un hasta siempre y un hasta luego; ninguna de mis despedidas me ha sabido nunca a definitiva.