15 mar. 2012

Alteridad

El yo opuesto al otro, en el juego de espejos de la realidad: la comparación con lo externo para desvelar las voces internas; verse en los ojos de otro en el campo de la empatía y la inteligencia emocional.

El que no es como yo y no vive como yo y no ha nacido en el mismo lugar que yo, pero que al final, es una parte de mí en tanto en cuanto actúa en la realidad en la que vivo e influye en las estructuras de la realidad:

- Entender que en mí viven tantos como mis ojos alcanzan a ver fuera de mí.
- Entender que hay líneas básicas y fundamentales que te hermanan con lo ajeno.
- El otro cuya realidad no es una abstracción sino un camino posible dentro de las combinaciones que pueden darse en el mundo.

Y al final, la alteridad está en nosotros porque somos poliédricos. En cada uno habita un número casi infinito de posibilidades que no se han dado por el fluir de la existencia pero que están ahí, jalonando el camino de alternativas. El otro es una versión de nosotros en una combinación concreta de opciones.

No somos diferentes, somos potencialmente lo mismo: tangiblemente grupos de decisiones y circunstancias combinadas de una manera determinada.

Yo no soy yo, ni tú, sino todos y nadie al tiempo. Poliédrica. Un círculo que muestra un color según el punto en que se toque.




En la Wikipedia: Alteridad