7 mar. 2012

Chantajismo

Muchas veces lo fácil es lanzarle a la cara a alguien una acusación para hacer que se sienta culpable y haga lo que se quiere que haga.

Escupirle a alguien una presunción, reprocharle una actitud que se asume que es verdad aunque no haya pruebas, con la expectativa de que se sienta mal porque de verdad tenía las intenciones que se recriminan... Esto es algo que he pasado ya muchas veces y que no voy a tolerar más en mi vida.

Hacer eso es chantajismo (sí, que no chantaje): un burdo vampirismo emocional que funciona a veces pero que al final falla por abuso. Quien lo ejerce lo convierte en costumbre y basa sus relaciones en la destrucción de la confianza ajena y la manipulación.

Si te pliegas a los deseos de la persona que ejerce esta manipulación sobre ti no puedes vivir en paz, no puedes ser tú mismo. Solo eres siervo de los designios de alguien que ni siquiera te ofrece un consuelo emocional. Siempre es la carta del reproche la que se usa, siempre el miedo a la palabra negativa, al desprecio y a la presunción de culpabilidad. Quien manipula de esta manera introduce en los demás el concepto de que siempre tienen malas intenciones, de que siempre son ellos los egoístas, los que están equivocados. Se plantan ante todo el mundo como poseedores de la verdad, garantes de la moralidad, abnegados seres llenos de generosidad que merecen tener una corte a su servicios porque son los "buenos" de la película.

Y no es así. Todos somos iguales: a veces somos los buenos, a veces somos los malos. Porque la realidad no está polarizada en sí o no. Y cuando comprendes eso ya no te dejas chantajear con esos trucos. No es que yo no haga o sí haga ciertas cosas por maldad o por egoísmo. Yo tengo unas necesidades exactamente igual a cualquier ser humano. Y si puedo ayudo y si no puedo, no estoy obligada. Y si alguien me quiere solo tiene que decírmelo lo mismo que si yo quiero a alguien puedo decírselo tranquilamente.

Cualquier otra cosa que suponga coartar la libertad de alguien es chantaje emocional. Y esto en mi vida se acabó.