2 mar. 2012

Hacer limpieza

Hay un ritual que siempre acabo por acometer para poder avanzar: es el de hacer limpieza de las anotaciones y los escritos que tengo por ahí sueltos.

Cuando paso por ciertas situaciones siento el impulso de escribir, como forma obsesiva de auto-control. Salen muchas líneas de texto, las más de las veces redundantes en cuanto al motivo que me perturba. Igual alguna frase genial, algún esquema que funciona, algo que poder rescatar del olvido/mal recuerdo.

Y cuando las cosas pasan, la tragedia que se venía encima se acaba y la tormenta se disipa quedan esas hojas malditas para mí. Y llega el momento de hacer limpieza: arrancar lo que no sirve, hacerlo pedacitos pequeños y quedarse solo con lo que funciona.

Esta tarde es lo que he estado haciendo. Estoy intentando dar los pasos necesarios para curarme y para reencontrarme conmigo.