12 mar. 2012

Cállame

Estoy de pie mirando la escena. Silencio y vidas pasando por delante de mí que no me dicen nada.
Es ensordecedor saber que va a pasar.
No sentirse ya más,
no verse, no tocarse, no saberse real.

No ser de verdad.

Estoy de pie y todo pasa sin estar.
Parpadeo, casi cierro los ojos, intento escuchar.

Pero solo un eco amortiguado de la realidad.

No quiero estar más aquí, no es mi lugar.


Quiero estar en ese momento en el que no se puede dudar.
Jadear.
Respirar.
Nada más.
Ese momento en el que pertenecer es lo único que puede pasar.
Ese segundo donde no hay nada que escuchar.
Nada que echar de menos o de más.

Quiero dos segundos de perfección para recordar.
Callar. Cerrar. Apagar.

Publicar un comentario