26 oct. 2011

Inevitable

Pálpito.
Resorte.
Tenía que pasar.

Zumbido. Campanas. Vaivén.

Como una alarma.

Los ojos están desenfocados,
los oídos taponados,
el cerebro focalizado,
el corazón palpitando,
ningún otro sentido funcionando...

Solo la vista que no ve más que ideas como un túnel mal iluminado.

La mente cayendo en el señuelo.

El cráneo abierto, levantado;
las vísceras fuera.

Entonces lo sabes.
Tenía que pasar.