31 dic. 2011

Adiós 2011, ¿hola? 2012

Por fin se acaba 2011. Los últimos meses de este año que nos deja han sido bastante asquerosetes, esperemos que 2012 no se pique demasiado.

Como hacer propósitos otros años no me ha servido de nada paso olímpicamente de proponerme nada para 2012. El karma proveerá.



Os deseo de todo corazón un Feliz Año Nuevo. Que seáis muy, muy felices.


30 dic. 2011

Balance del año (ahora sí)

El 2010 lo acabé en un sitio que no me gustaba pensando que al menos el 2011 venía con buenas perspectivas de mejoras laborales y personales. Creía yo que iba por el buen camino y que realmente crecería como ser humano. Estaba muy equivocada en lo primero y en lo segundo... bueno, de los errores dicen que se aprende así que como ser humano quizás sí que haya ganado algo.

Han pasado muchas cosas en este año pero me he quedado con las cuatro que son para mí más importantes, las que nunca olvidaré. Son momentos dolorosos que han dejado huella en mí y a los que me he repuesto con las personas que más quiero en este mundo.


La primera

Lo que nunca crees que te vaya a pasar a ti un buen día te sucede y se remueve tu conciencia por todas las cosas que no has dicho y por todas las veces que no has valorado lo que tenías. Nunca crees que puedas perder a un miembro de tu familia y mucho menos a alguien joven pero de repente la fea y burda enfermedad te recuerda cuán frágiles somos. Hasta ese momento no me había dado cuenta de lo mucho que me importaba mi cuñada ni me había parado a pensar en que era parte vital de mi existencia y el miedo a perderla y nunca más poder reír con ella me hizo despertar de mi ensimismamiento.

Lloré por mi hermano, lloré por ella y lloré por no estar a la altura. Cogí todo aquello y se lo eché encima a quien pude (a mi pareja, a mi amiga) y esperé callada porque no se podía hacer otra cosa. Y me sentí torpe y me sentí pobre porque no podía hacer nada más que ver a mi hermano sufrir y a ella en silencio luchando su propia batalla. Tuve miedo de una familia sin ella y doy gracias cada día porque todo fue bien.

No quiero olvidarme de todo aquello porque me recordó que fui estúpida y que tuvo que pasar esta desgracia para que aprendiera lo mucho que me  importaba ella. Cada vez que hablamos y reímos juntas me siento agradecida de tenerla. Verla fuerte y llena de vida... verla hoy tan guapa, tan grande y por fin sana me hace inmensamente feliz y si algo he aprendido es que no puedo dejar pasar el tiempo sin vivir y sin apreciar a las personas que me rodean.


La segunda

El 2010 me trajo una amistad inesperada y a mediados de 2011 casi todo se fue al garete. Hay quien dirá que todo tiene arreglo y es verdad, todo lo tiene. Las cosas han de sanar. Yo he de arreglarme después de haberme estropeado un montón y puede que poco a poco las cosas vuelvan a su cauce. Pero en este balance de 2011 he de decir que esta amistad que está malherida me marcó y supuso un antes y un después en mi forma de ver las relaciones. Hay personas que son un vendaval en tu existencia: golpean tus cimientos, desordenan tus armarios y ponen todo patas arriba. Hay personas que te empujan a mejorar. Y cuando pierdes eso has de plantearte muchas cosas. En este punto ando yo: cavilando acerca de lo perdido, de lo recuperable, de lo que andaba mal y ha de cambiar. Y también deseando que el tiempo y la buena voluntad sanen una relación que tanto significa para mí.


La tercera

Para mejorar más mi situación amenicé mi particular desastre existencial con una crisis de pareja. Los problemas acumulados durante años, las costumbres enraizadas en la relación, todo lo que no podía ser y aún así estaba me aprisionaba y se cargaba mi relación de pareja. ¿Prueba superada a día de hoy? Yo diría que casi todo sí, pero que queda mucho por hacer y que menos mal que podemos seguir trabajando en ello en el 2012.


La cuarta

Empecé el año con trabajo y lo acabo sin. ¿Es malo o es bueno? Pues no lo sé todavía. Pero mi trabajo ha marcado el último año claramente. Ha sido como un hilo conductor de buenos y malos momentos hasta tejer una red que me asfixiaba. He dado lo mejor de mí misma y he sacado lo peor de mí también en el trabajo. He aprendido mil cosas, me he equivocado con obstinada frecuencia y alguna vez acerté en alguna cosilla. Aún hoy me da pena haberme ido pero sigo pensando con total convicción que hice lo que debía. Mi trabajo me robaba el alma. Y eso no podía ser. Desprenderme de mi trabajo me puso en contacto conmigo y me dio el tiempo que necesitaba para situar las cosas en el lugar correspondiente. Después he estado brevemente en otra empresa que ni tan siquiera merece mi atención y vuelvo a estar a la expectativa de encontrar algo mejor.




Estas son las cuatro cosas más importantes de 2011 para mí. No he seguido un criterio de relevancia para ordenarlas, simplemente aparecen tal y como han salido de mi disperso cerebro.

Este año ha sido un completo lío y me he sentido desbordada por mis emociones más de una vez. He reído muchísimo este año, lo he pasado genial, he ido de fiesta, he viajado, he disfrutado... Y he sufrido también como hacía mucho tiempo que no sufría. Andaba anestesiada de mis emociones y he vuelto a sentir muchísimas cosas que no recordaba. 

Y al final esto es lo que me llevo de 2011:

  un amor inmenso por la vida y por los míos




Lo fácil, por mí

Te odio por la persona que fuiste.
Te odio por la persona que me hiciste.

Te odio porque me hiciste creer que podía cambiarlo todo.
Te odio por las promesas que hice por ti y no pude cumplir.

Te odio por enseñarme una utopía.

Te odio porque el presente es una distopía.

Te odio porque se rompió todo, porque es más fácil, por mí.

24 dic. 2011

Felices Fiestas

Me he buscado un servicio gratuito para hacer postales y así dejaros un post navideño como Dios manda. Perdón por la cutrez, pero disfrutemos todos de la simple inmediatez y bla, bla, bla.

Pues eso, ¡que paséis una buena Nochebuena y una Feliz Navidad con vuestros seres queridos! 


Click to play this Smilebox greeting




23 dic. 2011

Balance

Estos próximos días quiero hacer balance de este año que se acaba. 

Ha sido un año extraño para mí: inestable, con muchos altibajos y con muchos peligros. Un año para el que necesito de verdad hacer balance para desgranar las cosas buenas y aprender de mis errores para que 2012 sea el año que tiene que ser.

Empecé con buenas perspectivas en muchos ámbitos: tenía trabajo y estaba "valorada" por mi empresa, tenía amistades que me llenaban y que parecía que serían para siempre, estaba bien con mi familia. Había cosas que no funcionaban, claro está, con mi pareja, con mi situación laboral, con mi no-independencia, etc. Pero había buenas perspectivas de que lo torcido se enderezara.

Y sin embargo, casi pierdo a un miembro de mi familia, casi pierdo definitivamente una de las amistades que más me importan (y me han importado nunca), casi pierdo mi pareja y he perdido mi trabajo.

Y me alegro mucho de que esto se acabe y a la vez valoro todo lo que he crecido este año.

Me siento confundida. Me siento nostálgica, triste, contenta, agradecida... Y quiero dedicarme a desgranar todo esto para aprender y entenderme mejor.

19 dic. 2011

Navidad

A mí me gustaba la Navidad. Lo confieso, alto y claro: yo tenía espíritu navideño y me encantaba lanzarme a la calle en vorágine consumista a comprar regalos, papel de envolver, decoraciones y lo que fuera. Me sentía 100% navideña, me la soplaba gastarme todo mi dinero y me emocionaba como una cría con las luces, las canciones y las reuniones familiares.

Pero ya me he curado.

Ahora ODIO la Navidad. La ODIO con todas mis fuerzas, más allá de toda razón. ODIO visceralmente todo lo que huele a Navidad. Y aunque sé que no soy la única, me siento especial.

Supongo que es el haberme convertido de una fan absoluta a una detractora completa, pero el caso es que me siento una mujer diferente después de descubrirme a mí misma asqueada de todo lo navideño.

Darme cuenta de lo poco que me importan ya ciertas celebraciones porque lo que es querido por mí es cada día más claro me hace sentirme como mejor y todo.

Así que me dejo llevar por mis instintos anti-sociales.

Además últimamente se han juntado situaciones y personas que me han llevado a odiar aún más estos días así que ando llena de negatividad y todo lo "positiva" que es la Navidad aumenta mi producción de bilis.

Próximamente voy a ver si consigo hacer balance de este año con tantísimos altibajos (no prometo nada) y, aunque odie estas fechas, Feliz Navidad a todos (que educada sigo siendo, ¿eh?).

15 dic. 2011

Importas

El sentido de pertenencia es esquivo y cabroncete: cuesta percibirlo muchas veces y siempre estás a su merced.

Como estamos hechos para seguir el instinto de pertenecer a la comunidad para así poder perpetuarnos hasta el fin de los tiempos somos adictos a ese sentimiento.

Pero lo cierto es que aunque te olvides de que perteneces a un lugar y a unas personas sigues importando. Importas aunque grites y patalees. Importas aunque te metas en tu cubículo y no dejes a nadie entrar. Por más aislado que creas estar sigues perteneciendo a algo, a alguien. 

A mí me importan muchas personas y sé racionalmente que yo les importo también. Así que me peleo con mi adicción a sentir para no olvidarme de que importo, de que pertenezco. Puedo empujar a la gente fuera de mí, gritarles que les odio porque no me quieren. Pero da igual, porque todo es un truco de nuestro adicto cerebro. 

Importo. Importas. Importamos.

Es lo único que vale la pena. Y es algo que tenemos que recordarnos siempre.

14 dic. 2011

Mal augurio


Ahí está el presagio agazapado en la parte de atrás de la cabeza,
agachado entre las orejas,
agarrado a la garganta tramando vilezas.

Ahí están las señales que se presentaron en sueños
vestidas de imágenes y sonidos risueños
con hilos de pérdida y miedos.

Saber que ese paso es en falso
y que justo ahora te has equivocado
porque las advertencias no has recordado,
porque en el juego de la mente y la intuición has fallado.

Mal augurio en el fondo de mi cráneo.
Mal augurio en el cuerpo alojado.


12 dic. 2011

3:11

"Nos dicen desde pequeños que vigilemos, que procuremos no caernos. Y de adultos nos pasamos la vida deseando tirarnos, dejarnos caer."

2 dic. 2011

Un gobierno en funciones no puede aprobar hoy la ley Sinde


Ante la previsible aprobación dentro de unas horas de la polémica “Ley Sinde”, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet seguimos manifestando – como hicimos en el Manifiesto de 2 de diciembre de 2009 – nuestra firme oposición a una norma que incluye modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet. En principio no parece de recibo que un Gobierno en funciones adopte esta decisión en su último o uno de sus últimos Consejos de Ministros. Sería doblemente grave que se confirmaran las presiones ejercidas por EEUU, a través de su embajada en Madrid, como revelaron los cables de Wikileaks. En todo caso insistimos en estos razonamientos:


  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.
Pásalo. Publícalo.

1 dic. 2011

Simplistas

Esta mañana me he enfadado bastante porque una conocida ha puesto en Facebook un comentario del tipo "hay que ver la gente cómo se complica la vida" recomendando a todo el que quisiera leer que si te apetece ver a alguien vas y lo ves o que si necesitas contacto humano tan solo has de pedirlo.

¿En serio?

Y me ha tocado las narices el rollo positivismo barato y el simplismo banal del consejito.


***

Por suerte o por desgracia las personas somos poliédricas y, aunque sencillas en la esencia, complejas en la profundidad de nuestros corazones. Si todo fuera tan fácil nunca habría malentendidos, ni peleas, ni avaricias, ni guerras. Sin embargo la realidad es que nunca acabamos de conocer a las personas y nunca sabemos qué podemos esperar de alguien: la incertidumbre es la base de nuestra realidad. Por eso el cerebro tiene tantos trucos para autosugestionarse con que tiene el control de la situación.

Así que a veces nos moriremos de ganas de ver a una persona e incluso nos atreveremos a pedirle que quede con nosotros pero nos toparemos con que el sujeto en cuestión nos da largas o sinceramente no tiene disponibilidad para atendernos. También nos pasará que la nostalgia se apodere de nosotros y echemos de menos a alguien sin que eso signifique exactamente que queramos verlo, sino que solo añoramos momentos que ya no volverán.

Por otro lado, si querer a alguien fuese tan fácil sería soberanamente aburrido y sin interés.

***

Así que todo esto me ha llevado a la conclusión de que me repatea lo simplista. Porque se supone que busca activar la actitud positiva y el pragmatismo pero en la práctica se limita a pasar por alto cualquier matiz para lanzar un mensaje hueco.

Y por ahí no paso. Ser positivo es otra cosa, no esa actitud infantil.