26 sept. 2011

Todo es extraño

Ahora todo es extraño. Tus ojos lo son, también tus manos.
Tu voz ha cambiado:
suena una octava diferente
en el fondo de mi mente.

Lo que dices está desalineado,
en
   renglones
            separados,
contracorriente.

Párrafos desviados,
símiles estropeados;
no son tus expresiones
ni tus maneras inocentes.



Ahora todo es extraño. Recorrerte es inhóspito y hace daño.
Mis palabras no te llegan,
no tienen fuerza:
de mi garganta no despegan.



Y al final...

Me he desgarrado en pequeños trozos de alteridad:
descompuesta en fragmentos de otra verdad.



Tú eres igual,
yo disociada.

Tú eres extraña,
yo permanente.


Publicar un comentario