27 feb. 2010

Dónde voy es un misterio
tan grande como de dónde vengo.

Me he dormido otra vez
huyendo de nuevo
en mis sueños de papel.

Escondida me despierto
entre mí y mi desconcierto
y por mucho que lo intento
no entiendo este desprecio.

Lo siento pero no reniego
de quién puedo ser:
la heroína de este cuento.



Más acertada estoy cuando pienso
que todo cuanto tengo
viene de mi propio acierto
y no de tu vientre maltrecho,

aunque a veces me des
duros golpes en mi afecto
para que dé un traspiés.

Ten claro este concepto:
lo que soy no es lo que ves.