14 feb. 2010

En un mar de historias es fácil perderse.

La brisa muerde,
las lenguas de agua tragan al fondo
y todo se pierde

lo que somos

lo que eres...


¡Qué extraña alquimia la de encontrarse!

Y sentirse y beberse
y amarse

hasta olvidar que estamos en un océano
de memorias perdidas y de huecos seres.
Publicar un comentario