24 feb. 2009

Soy una parada más

Ayer me despidieron. No me dejaron ni tan siquiera un trimestre para que pudiera adaptarme a la compañía. Un mes justo. Ni más ni menos.

Ahora voy a empezar la peregrinación de ETT en ETT y de Empresa de Selección a Empresa de Selección. El lunes, a apuntarme al paro. Y a quemar los portales de ofertas de empleo.

Lo que más rabia me da es haber apostado y haber perdido de forma tan estrepitosa.

Cuando te la juegas prevees riesgos, pero lo increíble es que no es posible llegar a preveer que en un mes te den la patada. No me parece lógico. En un mes no es posible determinar si un empleado es válido o no. O al menos eso creía.


Lo que queda claro es que la crisis de marras le ha quitado la máscara a todos los empresarios. Ahora ya no se esconden y enseñan todos sus feas caras.