25 nov. 2009

Martes

Hace tiempo que no estamos solos, a solas, solamente.

Ya nos hemos olvidado de cómo era. Y pensamos que es para mejor. Y es verdad. No podemos negarlo, aunque seamos nostálgicos, aunque vivamos en el pasado. Aquello no fue bueno, aunque nos divertimos. Y fuimos mejores.
Durante un tiempo.
Al menos.

Pero ahora ya no. Ya no es momento. Estamos comprometidos. Y en el fondo es bueno. O eso nos decimos. Y así es como ha de ser. Así. Sólo así. Y no de otra manera.

Ya sé que te enfurruñas. Ya sé que reniegas.
Pero, vamos, no hay que ser así. No seamos así. No ganamos nada.

Porque te he de confesar que yo también estoy aburrida de eso, como todos los demás. Y me sorprende que quieras mirar siempre atrás. Sí, sí, ya sé que yo también lo hago, pero ya sabes que eso no es bueno.

En fin, hacía mucho tiempo que no estábamos así. ¡Qué cosas tiene la vida! Siempre es un placer, desde luego. Tenemos nuestros pequeños vicios y la vida no será lo mismo sin ellos.

Te voy a ser sincera, ya que insistes tanto: preferiría que pasáramos menos tiempo juntos. Ya sé que es inevitable; al fin y al cabo, nos vamos a ver las caras todos los días. Pero aún así, creo que estábamos mejor antes.

No, no antes de antaño. Antes de ahora. Antes de volver a las andadas.

No me malinterpretes, que ya nos conocemos. Pero al final siempre es igual y ahora estamos bien; no vayamos a joder la marrana. Que tampoco es cuestión de discutir.

Hacía tiempo que no estábamos así; solos, a solas, solamente.

Ahora ya sabes por qué.


Publicar un comentario