12 nov. 2008

Ser blogger es peligroso.

Sí, en algunos sitios ser blogger y decir lo que piensas es peligroso. Hoy he pensado en los muchos lugares del mundo en los que la libertad de expresión es poco más que una utopía a raíz de una noticia que he visto en la edición digital de 20minutos.


Resulta que la dictadura birmana ha condenado a 20 años de prisión a Nay Phone Latt por colgar en su blog una caricatura de un general de la Junta Militar ridiculizándolo. Podéis encontrar más información en la web de Reporteros Sin Fronteras.


Esta noticia me ha llevado a darme cuenta de lo afortunados que somos en este país. Porque, probablemente, si yo fuera de otro lugar del mundo, también estaría encarcelada por emitir mi opinión. Sí, yo puedo decir lo que me venga en gana, protestar y reclamar todo lo que quiera, mientras otros son duramente represaliados por ello.


Lo cierto es que, nosotros que podemos, tenemos el deber de usar nuestra libertad de expresión para señalar estas desigualdades. Hay gente que es sistemáticamente enmudecida. Y no podemos permitirlo. Ya que nosotros sí tenemos voz, tenemos la obligación de alzarla en nombre de los que son perseguidos por sus ideas.


Me siento muy triste al ver noticias como ésta y no puedo más que invitaros a denunciar cabronadas de este tipo.


Esto es una triste pataleta, sí. Porque es rabia lo que siento. Y vergüenza de que aún existan dictaduras asquerosas pisándole el cuello a los ciudadanos honrados.


Cosas así me hacen perder la fe en el ser humano.


Publicar un comentario