26 oct. 2008

Dexter



La serie Dexter me impactó desde el primer momento. Es una serie bien cuidada y afortunadamente pude disfrutarla antes de que Cuatro la emitiera puesto que dispondo de Fox en imagenio.





Dexter se inspira principalmente en el libro Darkly Dreaming Dexter de Jeff Lindsay. También la serie ha tomado detalles del segundo libro acerca del personaje Dearly Devoted Dexter. Yo adquirí en la Fnac (¿dónde, sino? ^_^) estos libros sobre, que aquí se han titulado "Dexter el oscuro pasajero" y "Querido Dexter".





De esta serie me emocionó la banda sonora y cómo no, el personaje en sí. Si que hay que reconocer que es fácil que te caiga bien el personaje (al fin y al cabo, pese a ser un asesino es serie, sólo se carga a delincuentes) pero creo que los personajes están muy bien dibujados. La única pega que le pondría es que los guiones están estructurados demasiado arteramente: siempre hay un evento inesperado y sacado como por arte de magia (a veces, incluso, demasiado forzadamente) que salva al "héroe" Dexter.





Y sí, digo "héroe" porque Dexter no se siente "anti-héroe". No es el típico tío torturado por sus fantasmas de la infancia que se pone unas mallas para combatir el mal por la noche. Más bien es un tipo pagado de sí mismo, que confía en sus habilidades y que, ya que tiene un hobby, lo usa para una buena causa.





Pero lo mejor de todo está en los libros. No diré que difieren mucho los personajes entre los libros y la serie, pero creo que sí es notable el concepto en sí que cada uno de los medios tienen de Dexter.





En los libros de Jeff Lindsay podemos ver otro tipo de Dexter, mucho más maníaco, pero también mucho más pagado de sí mismo. Es un Dexter que se sabe más inteligente que los demás y sin embargo, es mucho más descuidado que el Dexter de la serie. También es un Dexter que se expone mucho más y al cual la suerte le sonríe más a menudo. En ese sentido, creo que la serie ha borrado ciertos rasgos para ofrecer un personaje "sociópata pero muy humano" (si esto es posible). En los libros vemos a un sociópata que sólo se preocupa por la aceptación de su hermanastra (pero sin cuidar mucho de ella - @_@). También los libros ofrecen horrores más sádicos que la serie. Supongo yo que ciertas cosas no son aptas para la televisión (ejem!).





En definitiva, Dexter es un personaje que disfrutar, con mucho humor e ironía. Estoy esperando con ansia que llegue la tercera temporada, que ya se está emitiendo en EEUU. Para hacer boca se puede disfrutar de la web de Showtime donde se pueden ver vídeos y descargar contenido multimedia.





Por cierto, aprovecho para quejarme un poco de Cuatro. Participé en un concurso con motivo del estreno de Dexter. Pasados un par de meses (a finales de Julio, principios de Agosto) me comunicaron por email que había ganado (el regalo era una toalla de playa). ¡Estamos a finales de Octubre y nada! Aunque me llegue ahora (o en Navidad), mucho no voy a necesitarla... Así que, ¡¡muy mal, Srs. de Cuatro!! ¡Son unos chapuceros haciendo promos!


21 oct. 2008

¿Ya es Navidad?

Lo pongo a modo de interrogación, pero bien podría ser afirmación, a tenor de la actuación del Ayuntamiento de Gavà que ha decidido poner ya las luces navideñas en las calles.

Para mí, la Navidad ya no la anuncia el Corte Inglés (¡lo sentimos, amigos!) sino nuestro "excelentísimo" Ayuntamiento. Ni tan siquiera se esperan a que lleguemos a Noviembre, sino que ya en pleno Octubre nos agobian con la Navidad.

Sí, señores del Ayuntamiento, hay crisis y hay que animar a la gente a comprar, pero ¿no creen que exageran un poquito? ¿Tienen miedo de que nos quedemos sin pasta para la Navidad? Y si tanto miedo tienen, ¿por qué no dejan de robarnos, oigan?

La verdad es que me he sentido un pelín acosada esta mañana. Yo todavía estoy pensando en las vacaciones pasadas (y planeando las futuras) cuando me encuentro con la amenaza "lumínica navideña". Es como si un señor con un pescado maloliente te esperara agazapado a la puerta de tu casa y cuando salieras te lo plantara en todo el jeto. Esta es la imagen que me ha venido esta mañana al ver tamaña aberración.

¿Dónde ha quedado aquello de "cada cosa a su tiempo"?

Yo creo que los señores del Ayuntamiento se piensan que somos como los perros de Pavlov y nos ponen el estímulo cada vez antes, sólo para reírse un rato viéndonos babear.

¿Es que se piensan que somos gilipollas? Puede que nuestra sociedad cada día esté más anestesiada, pero hombre, un poquito de sentido común y de disimulo, ¡que ya es descarado! Son luces, grandes, que cuelgan de los postes, por encima de nuestras cabezas... ¡VAMOS A VERLAS! ¡NO SOMOS CIEG@S!

En fin, que a mí estas cosas me indignan (como ya se habrá notado) y pienso: ¿será en todos los sitios igual? Se podría hacer una competición chorra, como una especie de baremo a nivel nacional o algo así, y hacer un ranking donde se muestre la fecha de instalación de las luces navideñas en cada pueblo y ciudad de España. El premio se lo llevaría el pueblo o ciudad que pusiera las luces de Navidad más cerca de las fechas correctas. Premio simbólico, claro, ¡que pasta ya se llevan durante todo el año!


14 oct. 2008

Hugh Laurie - Mystery

Esta actuación demuestra lo grande que es.

"...como ser humano eres historia..."

Simplemente, genial!!

13 oct. 2008

Hay crisis...

Pues sí, la cosa está muy malita y ahora en la red todo el mundo se interesa por la crisis. Todo el mundo a mirar la evolución de la Bolsa, como si entendiera del tema (¡hasta yo lo hago! @_@), a observar con recelo a los súper mandamases del planeta (cagándola como siempre y dándole la pasta a los que ya la tienen), a desgranar los datos del paro buscando respuestas, etc.

Lo gracioso de estas épocas es que todo se pone en tela de juicio. Todo se examina minuciosamente, todo se criba hasta la extenuación. Lo que antes era aceptable, ahora no lo es, sólo porque estamos en crisis.

Es más difícil optar a un puesto de trabajo digno. Las PYMES se ahogan hasta desaparecer. Surgen negocios que se aprovechan de las dificultades de otros.

El hambre agudiza el ingenio, que se suele decir.


Y sin embargo, no se nos agudiza la rabia al ver que los de siempre siguen teniendo la pasta y nosotros a pedir al metro.

A mí sí se me agudiza la mala leche (supongo que como a mí, a muchos otros también). Este fin de semana, para paliar la crisis, los peces gordos de la política han decidido darle pasta a los bancos. Esta pasta sale del bolsillo del contribuyente. Así que estamos doblemente explotados: los bancos nos quitan la pasta y la pierden y el estado nos quita la pasta para cubrir las pérdidas de los bancos. ¡Alucinante!

Y yo me pregunto, si en la crisis todo se criba, ¿por qué no se hará lo mismo con las alimañas que desgobiernan el sistema?