20 may. 2008

Algunas ideas

Con el crédito de síntesis encima me bulle la cabeza a ideas locas, hasta el punto que corro peligro de creerme que casi todas son buenas.

Estoy tranquila porque poco a poco el trabajo va tomando forma y las ideas locas van disminuyendo hasta tener sólo unas pocas con un mínimo de sensatez. Aún así, sigo sintiendo el miedo de que no llegaremos a tiempo y preveo el desastre (como ya nos ha pasado otras veces...).

De todas maneras, me siento contenta porque volvemos a funcionar como grupo. Hemos tenido estos últimos días algunas desaveniencias, pero al final, parece que hemos podido solventarlas.

Esto es esencial para poder trabajar en grupo. No tanto por la confianza, sino por el intercambio de ideas. Está demostrado que si las ideas se mueven se gana en productividad y esto sólo sucede cuando hay un buen ambiente de trabajo. Creo que lo hemos recuperado (gracias a que hablamos las cosas y también gracias a Gil Kong!) y eso puede salvarnos del desastre.

Sé que soy rayante con este tema, pero es que tengo ganas de hacerlo bien y de superar a quienes se han regocijado con nuestros pequeños tropiezos.


Una diminuta vendetta para saciar mi pequeña maldad.


Publicar un comentario