9 oct. 2007

Pudiera

Quizás, pudiera ser, deslizarse sin más.
No atormentarse, ni padecer. Ni embestir, lastimera, contra el muro tenaz.

Quizás, pudiera ser, dejarse llevar
una vez, nada más,
sin que nadie pudiera notar
ni el más mínimo agravio
ni la más triste duda

de que sólo es una caricia
de que es algo sin malicia.

Quizás, pudiera ser, besarse en la luz,
nunca más en la oscuridad.

Quizás, pudiera ser, una vez, nada más,
ser pareja sin mirar
hacia atrás,
alrededor,
más allá,
buscanco la amenaza que acecha, sin más.

Ser de carne y hueso, total,
mujer para siempre y no sombra fugaz.

Harta de este rostro fatal.

Harta de la niñez
que me ha de proteger.

Quizás, pudiera ser...