7 dic. 2006

Mal día

Llegará el día en que para todos todo sea igual. Llegará el día en que nos miraremos todos sin vernos ninguno. Hoy nos sentimos solos, pero tenemos esperanzas en que nos sonría la suerte y dejemos de estarlo (solos). Y a veces lo dejamos de estar (solos). No siempre va a ser así. Lo sabemos perfectamente cuando paseamos por la calle estorbándonos e intentando evitarnos. Pienso en cuándo no estaréis para poder ir tranquilamente. Pienso en cuándo vais a salir para no tener que salir a la vez y toparnos y molestarnos. Somos demasiados. Nos agobiamos mutuamente.

Pero no hacemos nada más que consumirnos en nuestro callado malestar, abrigando nuestros malos pensamientos, odiándonos (mutuamente pero también a nosotros mismos).

Llegará el día en que nada a nadie le importe. Y para todos todo será igual.


Publicar un comentario