6 ene. 2006

At the bureau

Te echo de menos...

Hoy ha sido muy triste, porque esta mañana no me acordaba de que te habías cogido el día libre para viajar a madrid con tu familia. Y cuando me levanté, y cogí el tren y luego el bus para ir al trabajo pensaba en la ilusión que me hacía enseñarte las fotos que ayer le hice a una gatita en la Universidad.
Y he llegado como cada mañana y no estabas. Y he esperado media hora y no llegabas y entonces es cuando he recordado que no ibas a venir, que hoy no te iba a ver.
Han sido unos meses muy duros desde que nos peleamos. No sé qué pasó, pero lo lamento profundamente. Y ahora vuelves a hablarme más o menos como al principio. Y vuelvo a sentirme a gusto a tu lado. Y te he echado de menos, porque la oficina está vacía sin ti.
Llenas mis horas. Me siento feliz contigo. Te tengo muchísimo cariño.
Hoy ha sido tristísimo. Me he pasado el día dándole vueltas a tu ausencia, mirando como hipnotizada tu asiento. Te han llamado un par de veces hoy. Problemas, como siempre. Uno quería que le confirmases una fecha de entrega y otro que todavía tenía problemas con la autofactura. Les he cogido nota y les he dicho que les llamarías el lunes.
Te estoy escribiendo estas cosas porque hoy no he podido hablar contigo. Te escribo como si estuvieses delante de mí, y me asintieses y me revatieses.
Me siento muy sola.
Te echo de menos.
Publicar un comentario