18 ago. 2005

Family matters

Resulta que ahora para mostrarme contenta ante mi familia tengo que cortar con mi novia. A todos les parece mejor su forma de vivir que la mía y ninguno quiere escuchar ni aceptar lo que hago ni lo que pienso.
¡Bonita cosa! ¡Qué fácil criticar la vida de los demás y no mejorar la propia!
Yo no les digo cómo han de vivir y sin embargo todo miembro de mi familia tiene derecho a imponerme su visión de las cosas.