10 jul. 2005

No puedo dormir


Estoy algo jodida: esta tarde he visto a dos personas que, se supone, ya no están en mi vida y por lo tanto son irrelevantes. Sin embargo su mera presencia me recuerda momentos de infortunio que todavía no he superado. Ella y él eran todo mi mundo, pero eso se torció y ya no queda nada de los vínculos que nos unían.
No voy a mentir: me jode verles, me duele haberlos perdido, me afecta evocar todo aquello.
Mi novia me lo dice, que no tengo que darle importancia, que ellos ya no están en mi vida. Y aunque sé que tiene toda la razón, yo no soy capaz de olvidar.
Si no fuese por su apoyo, aún hoy seguiría hundida en aquel cenagal.

Ahí os dejo una imagen que me gusta.

Intro

Necesitaba contar las cosas que pienso, las cosas que siento.
Necesitaba sentirme oída y escuchada, comprendida, aprehendida.

Eso fue hace ya mucho tiempo, cuando ni mi nombre era mío.
Ahora las cosas han cambiado, yo no soy aquella persona. Sé que no soy mejor (probablemente nunca fui buena), pero tampoco peor, ni mucho menos igual.

Quiero explicar lo que hago día a día, enseñar mis reflexiones y dejar que los demás vean que no son extraños, que son personas iguales a cualquiera. Quiero explicar mis puntos de vista y escuchar los de los demás. Eso pretendo aquí.
Yo no tuve a nadie porque no tenía ojos para ver. Sé que si alguien te ayuda a abrirlos, el camino correcto es mucho más nítido. Esto es lo que he aprendido de aquellos años. Más adelante, si me atrevo, contaré lo que pasó.