24 jul. 2005

Aquí con mi pájaro



Tuve ayer una especie de discusión con mi novia, aunque no sé si llamarla así. El caso es que ahora me encuentro en mi habitación encerrada, dándole vueltas a la cabeza mientras mi novia está con su prima y el novio de ésta yendo a la playa. Me han llamado para que vaya con ellos, pero he preferido no ir. Quizás lo más adecuado era ir, pero realmente no me apetecía. Me siento algo apática. Ahora el pájaro (que al final resultó ser un vencejo, no sé si lo comenté ya) me mira con ojitos dulces. Pía y me picotea. Es muy gracioso y me hace sentir muy bien.





Ella hechó a correr cuando vio a sus padres por la calle y eso me dolió. Empecé a a hablarle de varios temas hasta que todo se lió sobremanera. No sé en qué acabará todo esto. Tampoco soy capaz, por el momento, de describir la situación, de relatar lo que le dije. Pero en el fondo de mi alma siento una gran amargura.

23 jul. 2005

Van a dar las dos, ya.
He empezado hace poco un nuevo trabajo y se me han vuelto a plantear las mismas dudas de siempre: ¿Estoy causando buena impresión? ¿Qué nivel de confianza debe haber entre mis compañeros y yo? Porque, claro está, yo no puedo anunciar que tengo novia desde hace un año y cuatro meses sin que eso suponga un revuelo o sin poner en peligro mi estabilidad laboral y económica. Pienso en lo bien que me vendría ahora contar con la inestimable ayuda de Jennifer Quiles, pero lamentable un cáncer pudo con ella (cuando nada había podido antes), y ahora las lesbianas hemos perdido una guía muy importante: una intimidante oscuridad nos viene a acechar sin ella.
Todavía no llevo muy bien lo de compaginar trabajo y ocio. Me da rabia ir tan cansada porque me pone irritable y eso repercute en mi relación de pareja. Menos mal que ella es un cielo y me cuida muy bien y me apoya.

12 jul. 2005

El pájaro


Ayer por la tarde me encontré un pájaro en Sitges. Estaba tirado en el suelo, aleteando e intentando inútilmente alzar el vuelo. Parecía caído del nido y nadie le hacía caso. Me dio pena y al final mi novia me convenció de que me lo llevase a casa. Ahora está en mi regazo, mientras escribo esto. Esta tarde vendrán a llevárselo los de la Guardia Forestal. Parece una pequeña rapaz, pero sabe Dios lo que es. El caso es que le estoy cogiendo cariño y me dará mucha pena cuando se vaya.




10 jul. 2005

No puedo dormir


Estoy algo jodida: esta tarde he visto a dos personas que, se supone, ya no están en mi vida y por lo tanto son irrelevantes. Sin embargo su mera presencia me recuerda momentos de infortunio que todavía no he superado. Ella y él eran todo mi mundo, pero eso se torció y ya no queda nada de los vínculos que nos unían.
No voy a mentir: me jode verles, me duele haberlos perdido, me afecta evocar todo aquello.
Mi novia me lo dice, que no tengo que darle importancia, que ellos ya no están en mi vida. Y aunque sé que tiene toda la razón, yo no soy capaz de olvidar.
Si no fuese por su apoyo, aún hoy seguiría hundida en aquel cenagal.

Ahí os dejo una imagen que me gusta.

Intro

Necesitaba contar las cosas que pienso, las cosas que siento.
Necesitaba sentirme oída y escuchada, comprendida, aprehendida.

Eso fue hace ya mucho tiempo, cuando ni mi nombre era mío.
Ahora las cosas han cambiado, yo no soy aquella persona. Sé que no soy mejor (probablemente nunca fui buena), pero tampoco peor, ni mucho menos igual.

Quiero explicar lo que hago día a día, enseñar mis reflexiones y dejar que los demás vean que no son extraños, que son personas iguales a cualquiera. Quiero explicar mis puntos de vista y escuchar los de los demás. Eso pretendo aquí.
Yo no tuve a nadie porque no tenía ojos para ver. Sé que si alguien te ayuda a abrirlos, el camino correcto es mucho más nítido. Esto es lo que he aprendido de aquellos años. Más adelante, si me atrevo, contaré lo que pasó.