21 mar. 2015

Día Mundial de la Poesía 2015

Hoy, entre otras muchas celebraciones, es el Día Mundial de la Poesía, una jornada que la UNESCO impulsa para promover la reflexión acerca del papel de la poesía en nuestra sociedad actual.

Pese a que el gran público parece dar la espalda a este género, tiene gran importancia en mi vida y en mi forma de ser. Para mí la poesía siempre ha sido un método de escape, una vía de expresión que me permite desahogarme cuando la tensión y el dolor pueden conmigo. 

Por eso, nunca puedo dejar realmente de forma definitiva la escritura de algún verso: lo necesito para mantener la cordura y me brinda una conexión con otras personas que de otra manera no podría tener.

Me gustaría que el género de la poesía fuera en la actualidad tan extendido y apreciado por la mayoría de lectores como lo fue antaño porque siempre he tenido el sueño infantil de sentarme a escribir versos y que a los demás les gusten tanto que me los quieran comprar y pienso que hoy día debes ser excelente (cosa que yo no soy ni seré jamás) en este menester para llamar la atención y prosperar y que no hay sitio para los ligadores de versos mediocres como yo.

Aún así, me gusta recordaros este día, porque me gusta la poesía y porque creo de corazón que las palabras pueden cambiar el mundo. 

Y hoy nos hace mucha falta cambiar el mundo para que sea mejor y todos quepamos en él.

12 ago. 2014

Robin Williams y la depresión

Que Robin Williams sucumbiera a la depresión me ha impactado por dos motivos: el primero, y quizás más mundano, es debido a la pérdida de una figura importante en mi infancia y juventud al ser uno de los actores clave de los 80 y los 90, el segundo es la enfermedad que se lo ha llevado por delante, la depresión.

He visto por Twitter reacciones de todo tipo pero las que más me duelen son aquellas que afirman que no sienten pena por aquellos que se suicidan por estar tristes. Hace años yo también pensaba así y creía que suicidarse era una cobardía, pero el tiempo y la experiencia te cambia y aprendes que no es tan fácil y que lo que parece sencillo, no suele serlo.

Yo pensé muchas veces en suicidarme, algunas veces más en serio que en otras, y me repetía que era una valiente por no hacerlo, que era más fuerte que los demás. Hoy sé que simplemente no estaba tan enferma como otras personas.

La depresión no es estar triste, no es estar cansada, no es tener apatía. La depresión es morir y no encontrar el descanso pese a ello. Es una espiral de oscuridad y dolor que no se calma con nada. Es una bestia que se alimenta de ti hasta borrarte de la faz de la tierra. La depresión es como el diablo, que hace creer a los demás que no existe, y por eso siempre gana.

Cuando alguien dice que suicidarse por estar triste es egoista manifiesta claramente que no tiene ni idea de lo que es la depresión. Es verdad que el suicida deja atrás a quienes le sobreviven, que evidentemente sentirán dolor y rabia por ello. Pero la persona que se suicida lleva mucho tiempo muerta en vida y quizás que nadie lo viera o que nadie le diera importancia es más egoista que quitarse la vida.

Las enfermedades mentales son muy graves y se llevan a mucha gente por delante: a quienes no pueden superarlas, a quienes sobreviven a los enfermos, a los profesionales que intentan luchar contra ellas y prevenirlas... La depresión es una bestia negra, fuerte e inmensa que envuelve a toda la sociedad y siempre gana. Que Robin Williams sea una de sus víctimas nos debería servir de algo, como mínimo, de advertencia. A nuestro lado puede haber otra persona con depresión que necesita de nuestro tiempo y de nuestra consideración para sanar. Tenemos que aprender esta lección. Como mínimo.

DEP Robin Williams.


17 jul. 2014

La soledad es un camino

La soledad es un camino que te cala en el pecho y te prende en los huesos y arraiga en el alma.

Y entonces eres un aire intangible de soledad e invierno,
porque lo que viaja contigo tiene todos los nombres de tu desierto.

La soledad es unos ojos que cargan con todo y no tienen nada dentro,
pero están llenos
y son líquidos y duelen tanto como aman.

La soledad es el silencio del puñal amigo en la carne. Es un reposo, un desconcierto,
una certeza.



La soledad es un camino de hiedras.

28 may. 2014

Recomponerse

Otra vez me han dado un mazazo y he visto peligrar mi futuro. 

Como siempre que nos dan una mala noticia sentimos que todo se tambalea y que no hay posibilidad de escapar. A medida que pasan las horas, vemos que no es exactamente así.

Estos días han sido un poco difíciles para mí porque ciertas redes de seguridad que yo había dado por sentadas me han ido desapareciendo. Hace años me habría sentido muy mal por haber sido ingenua y haber dado por hecho que lo que tenía se iba a quedar ahí, pero ahora sé que esto es tan humano como el respirar, así que no me siento especialmente culpable por ello.

Sí me he sentido desestabilizada y llevo unos días en una especie de duelo que espero que acabe pronto. Lo cierto es que no voy a luchar ya contra este proceso. Sé que lo necesito para recomponerme y avanzar y aunque me moleste tener que verme sometida a esto otra vez en mi vida ya he aprendido que para sanar es necesario un tiempo de dolor y de reposo.

Así que me toca recomponerme, respirar hondo, cuidarme, apreciarme, esperar a sanarme y con lo que quede del naufragio empezar de nuevo y fortalecer la construcción de quien soy yo.

Cada nuevo error que cometo me duele, pero cada vez me duele menos y aprendo más.

12 abr. 2014

Sueño y pesadilla



Yo soy el sueño
y la pesadilla
y el espacio que los confina.

El aire que hay
entre ellos
y que los torna materia viva.

Soy el Prometeo
de las luces marchitas
en un corazón que no se aguanta.

Soy el sol tardío
de una tenue esperanza.

17 feb. 2014

Cinismo hoy: ser cínico no es lo que cree la mayoría

Me he cansado de observar el mal uso del concepto cinismo en esta sociedad. Estoy ya harta de ver a personas haciendo gala de actitudes descreídas y falsas, de personas que justifican lo injustificable con excusas y ardides, pensando que eso es ser cínico y que es tan aceptable como cualquier otra cosa. Bueno, pues aquí estoy yo para expresar mi descontento y puntualizar que el cinismo no es lo que hoy la mayoría cree que es.

Que cinismo tenga una acepción de desvergonzado no significa que puedas hacer de este concepto el punto central de tu existencia. Hay líneas claras entre el bien y el mal, y nada justifica que una persona quiera saltárselas porque sí.

El cinismo es una corriente filosófica que busca preservar la ética y la virtud viviendo de forma sencilla y acorde con la naturaleza. Usando la ironía y el sarcasmo critica las costumbres malsanas de la sociedad e intenta provocar la reflexión mediante una actitud irreverente. Abandonar las posesiones materiales, vivir con humor y sencillez y despojarse de las necesidades vacías creadas por los poderosos para su propio beneficio eran los pilares del cinismo. Tan importante llegó a ser esta corriente de pensamiento que ayudó a la aparición del estoicismo y que se perpetuó hasta el s.XX.

Sin embargo, la mayoría de la gente se ha quedado en el sarcasmo hiriente y en la actitud irreverente (o desvergonzada) sin profundizar en lo que de valor tiene el cinismo. Insultar a la gente con bromas hirientes, despreciar la virtud de los demás o justificar posiciones agresivas y/o autodestructivas bajo una pátina de sarcasmo e ironía no es ser cínico.

Usar la desvergüenza, la ironía y el humor para mostrar la verdad y defender la sencillez de la vida frente a la tiranía de la sociedad sí es ser cínico.

Empecemos a darle a los conceptos el valor que tienen y el significo auténtico que ostentan y dejemos de abandonarnos a las farsas y engaños que los poderosos nos imponen.

27 ene. 2014

La reverencia del Sr. Cristal

Está muy atareado el Sr. Cristal.
Está agobiado.
Anda fatal.

Según le han contado
Júpiter está a punto de llegar
y él quiere tenerlo todo preparado
para poderlo celebrar.

Todos siempre observan al Sr. Cristal:
siempre bien ataviado,
siempre puntual.

Pero Venus anda alocado
y eso le sienta muy mal
a un espiritu tan ordenado
como el pulcro Sr. Cristal.

Corriendo va de uno a otro lado:
falta una guirnalda allá
y tiene que comprarse otro tocado

Malos días son para el Sr. Cristal:
no sabe nada de Acuario
y eso le hace temblar.

Anda muy atareado el Sr. Cristal.
Se siente cansado.
Está fatal.

El Sr. Cristal mira las horas pasar.
Agotado, ve a Júpiter andar,
huele a Venus en el umbral,
se harta de a Acuario esperar.

Y al final, de un lado a otro va:
revisa el salón engalonado
vuelta corriendo al bulevar.

Siempre ocupado el Sr. Cristal,
siempre con todo preparado
para la reverencia final.

Porque todo el mundo observa al Sr. Cristal
para a su señal empezar a danzar.

Hay tres astros que todos quieren mirar,
pero sin la reverencia del Sr. Cristal
el baile nunca puede empezar.

15 ene. 2014

Laberinto

Empezamos el recorrido buscando el acceso a nuestros sueños, escarbando entre sentimientos hasta dar con una pequeña ranura circular en la que insertar nuestra mente. Si se hace correctamente surgirán desde las profundidades dos columnas vestidas de hiedra que se inclinarán la una hacia la otra hasta tocarse: éste es el acceso al laberinto y el lugar en el que habremos de caminar con paso firme si no queremos perdernos antes de empezar.

Seguidamente hay una plaza con una fuente en el centro y bancos de piedra flanqueados por estatuas sin mirada. Veremos muchos caminos que se abren pero no se ha de coger ninguno de ellos hasta beber de la fuente. Luego, a la izquierda, podremos notar que sólo existe un camino, cojámoslo y no miremos atrás. Es muy importante que contemos cada latido de nuestro corazón: centrémonos en los sonidos, cerremos los ojos y así notaremos una melodia que nos guiará hasta la siguiente bifurcación.

Ahora tendremos que correr hacia el camino de la derecha y seguirlo sin disminuir la velocidad hasta la plaza de mármol del final. Si dejáramos de correr el suelo se desintegraría bajo nuestros pies y caeríamos al vacío oscuro sin posibilidad de volver a tocar tierra firme nunca más.

La plaza de mármol es un lugar de creación donde plasmar ideas que se esconden en la retaguardia de nuestra alma. Dejarse llevar y no oponer resistencia es imperativo. Fluiremos con sonidos áureos que nos envolverán plásticamente. Cerraremos los ojos, respiraremos profundamente y dejaremos de sentir poco a poco nuestro cuerpo: nuestros pies, primero, nuestras piernas, nuestro cuerpo... Sentiremos cada vez menos peso y más fuerza mientras perdemos nuestras manos, nuestro rostro, nuestra cabeza.


A partir de aquí flotaremos hasta la profundidad más absoluta hasta que notemos que hemos salido del laberinto.




Perderse es encontrarse.

17 dic. 2013

Necesitas perspectiva

Igual el agobio que uno tiene encima es demasiado grande como para levantar la cabeza. Puede ser que cada día te sientes a pensar en otras cosas que no son importantes porque no te ves capaz de seguir adelante. Demasiados problemas pueden ser abrumadores y dejarte con el malestar en el cuerpo y el ánimo de vacaciones.

Lo que necesitas para superar todo esto es perspectiva. No ésa perspectiva en plan "hay gente que está peor que yo". Eso no es perspectiva, eso es "mal de muchos, consuelo de tontos". Perspectiva es el entrenamiento consciente y continuado de levantar la cabeza y mirar hacia arriba. Es un ejercicio constante de alejarse de uno mismo, de las circunstancias y de la urgencia del día a día para autoevaluarse y evolucionar, para encontrar soluciones que están fuera de uno mismo.

La perspectiva te ayuda a ver las cosas que necesitas no como carencias en tu vida, sino como pasos a realizar para empezar a cambiar lo que no funciona. La perspectiva te ayuda a confeccionar una hoja de ruta exclusiva para ti y que puedes llevar a cabo paulatinamente hasta conseguir tus metas. La perspectiva es lo que te va a permitir sanar de lo que te duele hoy y aprender para ganar mañana.

Todos tenemos problemas, todos estamos mal en estos momentos de crisis, todos andamos perdidos en más de una ocasión y sentimos que no podemos conseguir nada, que no tenemos fuerzas para seguir luchando. Pero con un poco de perspectiva, lo importante prevalece y podemos recargarnos para dar un paso más.

11 dic. 2013

No tengo voz

Me paso la vida hablando, escribiendo, enredada entre palabras y resulta que no tengo voz.

Soy un silencio opaco entre las personas, un ruido de procesador que ya no se escucha, la estática de un aparato perdido en el tiempo.

No tengo voz y por tanto no existo: nadie me ve en la habitación ni atiende a lo que digo.

Soy invisible, transparente, un detalle que no se aprecia porque cae en el punto ciego de los demás.

Hablo la verdad, pero mi voz no es suficiente. ¿Es demasiado aguda, es demasiado débil? ¿Es demasiado fea, es demasiado vehemente?

Yo me enredo una y otra vez en lazos de papel y palabras de hiedra y siento que soy muda y noto que soy incorpórea porque me paso la vida hablando, escribiendo, y nadie lo nota.